YO MI ME

tumblr_kxw0hy2RRb1qza249o1_500

Imagen. Todo es una cuestión de imagen, de distorsión. Vivimos desfigurados con una idea de nosotros mismos. Nos preocupa más cómo nos van a ver que nuestros propios sentimientos. Decimos A pero en realidad sentimos B. Bajo ningún concepto voy a expresarte B, eso afectaría a cómo me ven los demás y la verdad, me relegaría a ser visto como un ser humano más del planeta, y yo quiero ser especial. Que me adores y me admires como a un dios. Voy a penetrarte solo para que sepas que soy potente, voy a complacerte para que veas que no tengo fin. Voy a demostrarte que estoy perfecta las veinticuatro siete de la semana. Uñas perfectas, pelo perfecto, depilación bien rasurada, expuesto el sexo blanqueado en una esteticién. Adórame.
El narcisismo se caracteriza básicamente por “fantasías de grandeza, sentimientos de inferioridad y excesiva dependencia a la aclamación externa’’. Lo que ama el narcisista es su yo ideal, su imagen, no su verdadero yo, ese que tiene porquería. Los narcisistas son las personas con menos amor propio del planeta. Y el ideal de narciso y su pertinente inversión de tiempo y dedicación, llevará irremediablemente a un vacío interno. A un cansancio.
Una mañana nos levantamos y nos sentimos algo fatigados. Apáticos. Tristes. Es el tiempo, es este calor, es que menganito me ha traicionado, es que los astros no me acompañan. No. Eres tú. Eres tú y tu afán de perpetuar una mentira.
Es inevitable que la exigencia de perfección nos inmovilice en un estado de autoimposición. Y el tiempo que dedicamos a hinchar el pavo es directamente proporcional a la tristeza y al vacío. En realidad, la mayoría de casos que acuden a terapia por ansiedad cada vez son menores. Ahora vivimos en una era de vacío y frialdad, y la depresión es su síntoma.
Estamos en una era completamente narcisista. En ningún caso vamos a mostrar nuestras escabrosas indecencias. Batalle escribe, “A otros el universo les parece honesto, les parece honesto a la gente honesta porque tiene los ojos castrados, esta es la razón por la que temen la obscenidad. En general disfrutamos de los placeres de la carne a condición de que sean insípidos.”
Escoge: imagen o sentimiento. Piensa que exteriorizar los sentimientos a costa de la imagen no va a hacer que acabes viejo y moribundo, solo y arrugado babeando en un geriátrico. Esto pasa de todas maneras igual. Mientras, eso sí, arrodíllate tras tu imagen, ponte en la bandeja, deshuésate, macérate en orgullo y rellénate con presunción y engreimiento. Feliz pavo relleno. Sabor insulso garantizado.

 

 

No comments

Comments are closed.