Tetas mercantiles

La presión social sigue, hoy en día, apretujando nuestros pechos entre sostenes push up, sujetadores con relleno y el miedo a no llenarlos. Aparentar lo que representa según el modelo social, lo que es deseable y femenino. Parece ser que somos un claro reflejo de lo que la sociedad valora. Nos volvemos locos por los símbolos, los mercantilizamos hasta que nos explotan en la cara. Y nosotros detrás como imbéciles, exigiéndonos cumplir solo por tener más posibilidades sexuales. Al final, ¿qué nos quedará como ser humanos?

No comments

Comments are closed.