¿Qué diferencia el amor del deseo?

Ayer estuve en una iglesia, en una mini procesión. No recuerdo de qué santa. El cura, que por cierto me pareció bastante gracioso, hablaba de la gran confusión que impera hoy acerca del amor. El amor que observo hoy, es una moneda falsa de intercambio de soledades, decía. ¿Realmente creemos que amamos al otro cuando en realidad evitamos nuestra propia soledad?. Algunos dicen (algunos es Buda) que el amor no tiene ningún deseo. No es posesivo, no es celoso. No espera que el otro cambie ni entiende de apego. Por otro lado, el deseo, el anhelo, la pasión, el ansia. Esa fuerte pulsión que nos arrebata el raciocinio, querer poseer, penetrar en el otro, ese ardor celoso. ¿no dista completamente del discurso amoroso?. ¿Será que confundimos amor y deseo?. Como dice Sócrates, “amamos aquello que deseamos y deseamos aquello que nos falta y que queremos poseer.’’ ¿Amamos para tapar nuestros defectos?. ¿Podemos entonces, amar a alguien si lo deseamos?. ¿Es como un poco incongruente, no?. No me ha quedado claro,… estoy hecha un lío. Ni leyendo a Aristóteles, ni leyendo a Platón ni leyendo a Nietzsche logro entenderlo. Será porque ellos también sufrieron las sacudidas del deseo y el anhelo. ¡Qué lástima que una de las pocas actividades placenteras del ser humano, sea sujeto de tal histeria y neurosis!.  Amor y deseo,… insistimos en vivirlos a la vez. Y es imposible. De lo único que estoy segura es de lo que me dijo mi madre el otro día. ”Los humanos estamos hechos de una manera en la que no nos podemos ver a nosotros mismos. Por mucho que queramos, jamás tendremos una visión externa de nosotros. Como mucho podemos ver nuestra nariz. Y el único modo que tenemos para conocernos, es a través de un espejo o de la persona que hemos decidido amar o desear.”

 

tumblr_ltazeaQ0fu1qizz3qo1_500

 

 

 

 

 

No comments

Comments are closed.