No tengas expectativas, cariño

tumblr_malnedcGpc1qza249o1_500

Hace unos días (ya sabéis que me gusta empezar así los posts), una amiga me contaba cómo su novio, ante una desilusión de ella, le había comentado a modo de ”ayuda” un: “no tengas expectativas, cariño. El amor no tiene expectativas.” (Vaya, otra perla de la moda autoconsciente. Esto solo lo puede decir un novio con miedo atroz a la responsabilidad, claramente).
¿No tengas expectativas? ¡Sí claro! Si al nacer ya hay expectativas instintivas, imbécil.
Alexander Lowen, médico y psicoterapeuta increíble, cita en uno de sus libros: “Nacemos con un sentido natural acerca de lo acertado de las cosas que procede de la historia evolutiva de las especies. La cría de un pájaro que sale del huevo lleva en el cuerpo la expectativa de que su madre está fuera esperándole para alimentarle, para darle calor, para protegerle. De manera similar, cuando un ser humano viene al mundo, lleva con él la expectativa de que su madre estará disponible para él, de la misma forma que lo han estado tanta madres humanas a lo largo de la historia de la humanidad.’’ Estamos programados para succionar cuando nacemos, para llorar. Nadie nos enseña, es instintivo. Hay expectativas que también lo son. Así que si tu novio te dice, oye, no tengas expectativas que luego te agarras a una fantasía, dile que se meta la expectativa por el ano y que se acuerde de cuando succionaba el pezón de su madre. “No tengas expectativas de que salga leche, cariño”.

Entiendo que luego hay locos que se crean su mega espejismo y si no se cumple, incordian hasta el infinito a sus parejas. El tema es: no fastidies al otro con tu desilusión. Tus fantasías y tus carencias son tuyas, no hacen falta revanchas infantiles para que el otro vea que estás fastidiado. Gestiónate tu dolor, pequeño ser inseguro, pero vuelve a desear y vuelve a frustrarte sin parar. La psique humana se basa en el deseo. ¡No desees, que es la base del sufrimiento!, se dice. Bueno, coméntaselo a mis hormonas, reprográmalas si eso, y diles que no vuelvan a desear nunca más. Ah, claro, si tienes una expectativa y no se cumple, mejor extírpate el lóbulo parietal, búscate una novia sin hipotálamo y no te hará falta decir: “no tengas expectativas cariño”. Arriésgate y tenlas. Si luego no se ven contentadas, frústrate. Pero frústrate bien. Jódete y piensa en lo gracioso de la vida, que no es lo que siempre esperamos. Disfruta del fustre. Disfrutar y frustrar. Algo tendrán en común. Disfrusta.

 

 

 

No comments

Comments are closed.