Los Tríos

Tríos, threesomes, ménage à trois. El triunvirato está de moda. ¿Que eres soltero y follarte a una te parece poco? ¿Que estás más solo que la una y hacer un trío te hará sentir más machote? Parejas, gays, bisexuales y heterosexuales. ¡Sírvanse señores! Ha llegado 3nder, una aplicación que sirve para encontrar a parejas y a solteros (o no) dispuestos a quedar para hacer tríos. Funciona como Tinder: descartas a alguien que no te gusta deslizando tu dedo casi como con soberbia porque no son dignos de ti, porque no cumplen los requisitos que buscas, rollo escaparate sexual. Y yo me pregunto,… ¿qué hay de excitante ahí? ¿La falsa sensación de control de tus experiencias? Lo que me parece interesante son los tríos que inevitablemente suceden de forma espontánea (pero claro, mucho menos frecuentes) Organizar un encuentro para hacer un trío se ve un pelín forzado, ¿no? Entre 3nder, Grnder, Tinder, Bender, Happn, Luxy, Badoo, adopta a un tío y demás, los jefazos tienen la información íntima de nuestros polvos, de nuestros hábitos sexuales y é voilà: un montón de datos de usuarios perfectos para vender. En eso se está convirtiendo nuestra intimidad: en hábitos mercantilizados. Sí que es cierto que en algunas enseñanzas y religiones el “3” representa el vínculo entre el 1 y el 2. Einstein por ejemplo, afirmaba que el 1 representa la energía, el 2 la materia y el 3 la relación entre energía y materia, es decir el placer de estar entre, (¡Podríamos abordar el tema de los tríos con Einstein y la Santísima trinidad a la vez!) pero en estas apps las enseñanzas profundas dan igual. La gente se siente sola y el sexo es la mejor vía para subsanar la soledad. Adoro todo lo que sea experimentar pero no por el chute de una dosis de casito. No quiero ser la urgencia de la desesperación existencial de nadie, desde luego.

np092915_lovetrailer_article1

No comments

Comments are closed.