Los nuevos Cocodrilos

No hace mucho una clienta de unos treinta años me contó cómo un psicoterapeuta de renombre trató de aprovecharse de ella en medio de una terapia (¿o usó la terapia como medio para aprovecharse de ella?) El sesentón, bastante famoso dentro del mundo ‘’fluye’’, guió la sesión hacia un supuesto bloqueo sexual con los hombres (¡eso les va fenomenal, porque siempre cuela!) Entraron en la habitación y en la puerta colgó un cartel de: NO CRUZAR ESTA PUERTA BAJO NINGÚN CONCEPTO. La hizo tumbar en el suelo y a media exposición emocional, la acarició mientras la susurraba rozando sus labios a su cara. Ella, efectivamente, se puso tensa y le dijo que por favor parase. Él le contestó que si se paraba ahí no se podía cerrar el trabajo, ya que había que trascender esa rigidez. Pero no contentos con eso, hace tres días acudió a mí otra chica a la cual le paso más de lo mismo con un conocido psiquiatra. Estás rígida, tienes un bloqueo infantil, ven que te atienda con mi polla curativa. ¿Aún nos tenemos que ver en esa tesitura? Más hombres inseguros que no aceptan su vejez y necesitan aprovecharse del trabajo que venden. ¡Dadles la bienvenida a los nuevos cocodrilos encubierta!: los caballeros que usan su intelectualidad New Age para bajarte la bragas mientras les estás pagando. Brillante. Escriben libros, dan charlas, aparentan integridad, ¡venden integridad! Y ahí es cuando se lucen, porque la integridad no existe. Psicólogos, psiquiatras, terapeutas, chamanes, yoguis.  Pobres,… aún no han podido unir sexualidad y espiritualidad. Comprendo que a veces atender un cerebro externo instintivamente descontrolado no debe ser fácil, pero si os comprometéis a ayudar a los dolores ajenos, (veo que especialmente los femeninos) miraos un poquito los vuestros. Venga va, que ya sois unos cocodrilos.

 

helmut_newton_alligator_still

No comments

Comments are closed.