La eyaculación

A día de hoy, el sexo sigue siendo totalmente falocentrista. Centramos, hombres y mujeres (erróneamente) el sexo, en la eyaculación masculina. Semen, fin. Así es como inconscientemente basamos nuestra sexualidad. La nueva moda ahora está en hacer que ellas se corran antes. Ellos esperan y esperan para poder eyacular descansados, sabiendo que después, ya no tendrán ningún tipo de responsabilidad. Qué estrés para nosotras. ¿Por qué se centra el acto sexual en la eyaculación masculina?. (Es poco probable, por no decir nada probable, que un hombre te chupe los genitales después de haberse corrido). A veces hay como una especie de nerviosismo, de ansiedad para correrse. ¿Hasta qué punto es un acto de soltar estrés, más que una experiencia erótica?. ¿Hasta qué punto un hombre eyacula su ansiedad?. Yo paso de tragarme su ansiedad, francamente. Por otro lado, la eyaculación y el semen no son sinónimo de orgasmo. Y aunque normalmente los dos fenómenos están asociados por proceder en paralelo, son dos procesos distintos. Puede existir eyaculación sin orgasmo y orgasmo sin eyaculación. Tanto hombres como mujeres, tenemos que dejar de centrar el sexo en la eyaculación masculina. Al final, desde esta perspectiva, el sexo se convierte en algo más bien mecánico. Excitarse, penetrar, eyacular. Vale que somos un poco animales, pero ante todo, somos humanos, y lo erótico es un arte exclusivamente humano. Disfrutar del desear. No centremos el sexo en unos segundos de gloria (tampoco hace falta irse al otro extremo Oriental y vivir inyaculando). Eyacular está muy bien, pero poder disfrutar del acto sexual sin ninguna expectativa, está aún mejor. Cuando la sexualidad deja de convertirse en un medio para concebir hijos para convertirse ella misma en su propio fin.

 

tumblr_l3yqe7wBsR1qzgynjo1_500

No comments

Comments are closed.