El deseo

Buda decía en sus cuatro nobles verdades que el mundo está hecho a base de sufrimiento y que el sufrimiento proviene del deseo. Con todísimos mis respetos, nunca conocí a Buda y me hubiera encantado, francamente, para entablar amistosamente sobre mis discrepancias acerca de su profetismo cínico. Pero de buen rollo. ¡No lo entiendo! Seguir el noble camino según Gautama, implica trascender el deseo, estar por encima de él. ¿Para qué? Osea, para que me quede claro, como ser humano deseante, ¿soy innoble?. ¿Pero por qué tanto revuelo con el sufrimiento?, ¿por qué tantas ganas de eliminarlo del mundo?. Está claro que Buda no parió. No hay sufrimiento más reconfortante que el de parir. De mi dolor, nace la cosa más maravillosa del mundo que es tu hijo. Que yo sepa, ninguno de estos iluminados era mujer. ¿Por qué? Los hombres buscan iluminarse. Las mujeres damos a luz. No es para nada una crítica, solo una observación.

Una vez leí en un libro que me fascinó, “Bajo el signo de marte”, de Fritz Zorn (Zorn, en Alemán, cólera) que decía: “Buda busca la “Nada” como si fuera el “Todo”. La “nada” es perfecta, el “algo” siempre tiene defectos. La agitación del mundo le parece ridícula al sereno Buda, porque él mismo no tiene ya nada que ver con ella. Los sentimientos le deberían de parecer ridículos.” Es un poco fuerte lo que dice pero adoro a Fritz. Enserio…. ¿una vida sin sentimientos?, ¿sin deseo?. ¡Pero si es intrínseco en la vida misma! Dejemos de querer buscar la Nada, vayamos a por los defectos, ¡ahí estarán nuestras respuestas para poder aprender! La pregunta clave no es cómo hacemos para no anhelar o para no sufrir, sino CÓMO gestionamos el deseo. Es tan sencillo como preguntarnos: ¿Cómo reacciono ante el deseo?, ¿lo reprimo?, ¿lo escondo?, ¿lo intelectualizo?. ¿Qué me asusta del deseo?. ¿Qué parte de mí mente opina que dejarse llevar es malo?. Conozcámonos un poco mejor indagando sobre nuestros propios deseos en vez de querer eliminarlos.

 

Fine art by Sophia Wallace

 

 

 

No comments

Comments are closed.