Coma emocional

Curiosamente me encontraba bajo los efectos de la peridural, una fantástica sensación de insensibilidad de cintura para abajo. Analgesia, relajación muscular, falta de reflejos, carencia de dolor. ¡Carencia de dolor! Me avisaron y me dijeron que me trasladaban a la sala del despertar donde allí poco a poco, iría empezando a sentir. Sentir. Esa magnífica cualidad del ser humano que nos hace posible relacionarnos, vincularnos. Pero lo único que empecé a sentir, es dolor. Un dolor focalizado, agudo y constante. Fantaseaba con la idea de consumir cualquier opiáceo para acallarlo d enuevo. La sala del despertar me resultaba demasiado real. ¿Nos ocurría lo mismo cuando sentimos dolor emocional? ¿Es así cómo los humanos tratamos también a nuestras emociones dolorosas?, ¿deseando silenciarlas? Eso es la anestesia, un coma reversible. ¿Lo es también vivir la vida pasando por encima de nuestros dolores, evitándolos, silenciándolos? ¿Podría llamarse a eso coma emocional? A veces, nuestros analgésicos emocionales son nuestras parejas, nuestros amigos, trabajos que no nos llenan. Nuestro paracetamol consiste en no pensar mucho en nosotros mismos, en retrasar lo más posible el ingreso a la sala del despertar. El dolor no mola, pero no sentir, es más jodido.

tumblr_mx5e1cSx8i1qz6f9yo1_500

No comments

Comments are closed.