Abundancia de I _ _ _ _ _ _ _ _ A

 

tumblr_mf0v3jVc9f1qz7ylgo1_540

 

¿Cuál es la raíz del dolor y la violencia? A lo largo de la historia varios líderes, Rinpochés y humanos muy en paz, han llegado a la misma conclusión (esta ineptitud generalizada se ve que no es cuestión de estas ultimas décadas).
Hoy hablaba con alguien que decía estar enfadado desde hacía meses con su hermano debido a un conflicto (la familia en realidad es una fábrica de locos, en eso estamos de acuerdo) en el que él había sido, claramente, al que tenían que indemnizar. El susodicho mantenía su creencia férrea e inflexible (y con eso parecía sentirse más consistente en su opinión) de poseer total y completamente la verdad del asunto. “La culpa de esta situación es suya. Es como un niño que no entiende”, me dice. Ya, pero en un problema la responsabilidad siempre es compartida”, le comento para tratar de que entreviera una posibilidad de resolución.
No se si ha sido por tozudez, por incapacidad intelectual o por sordera, pero ni siquiera se ha planteado un nanosegundo la reflexión. La introspección no se lleva. Queda mucho más de carácter sólido y consistente el hecho de ser un gilipollas redomado rígido, pero firme. Y a pesar de desear mostrar una imagen impávida de su carácter, lo único que yo he visto ha sido una total y completa inhabilidad y torpeza cerebral que nos relega, a nosotros humanos, a una especie barriobajuna, de igual relevancia que las ratas o las cucarachas, portadoras de enfermedades las cuales proliferan a la misma velocidad que la ignorancia. La ignorancia.

A este ser le venía bien quejarse de su hermano porque le daba la identidad de víctima. Le convenía mil veces más mantener el conflicto imperante que alterar su sistema de creencias. A veces preferimos sacrificar a alguien que amamos con tal de no agitar y sacudir nuestras certidumbres.

Tenzin Bangyal maestro de la antigua tradición tibetana, afirmó en unos de su libros: “Crecemos apegados a ciertos valores, a un partido político, un sistema médico, una religión, una opinión acerca de cómo deben ser las cosas. Pasamos por la escuela primaria, la secundaria y quizá la universidad y, en cierto sentido, cada diploma es un trofeo ganado en el camino del desarrollo de una ignorancia más y más sofisticada. La educación refuerza el hábito de ver el mundo a través de determinado lente. Podemos volvernos expertos en una perspectiva equivocada, volvernos muy precisos en nuestra forma de entenderla y relacionarnos con otros expertos”. Nada mejor que una superposición de un sinfín de hipótesis y supuestos que desarrollamos fantasmagóricamente en nuestra mente para eludir el cambio.

Lo que observo hoy en día son clientes (y amigos y familiares y conocidos y “profesionales” del tarro) hiper neuróticos debido a su ignorancia. Se detienen y paralizan ante su propio pensamiento generando dudas, y por lo tanto, batallas campales de premisas que se retroalimentan unas a otras eludiendo el principal miedo y problema contemporáneo: el fracaso, la equivocación. En resumen: joderla. Lo peor de todo es que la joden en su afán analfabeto de no joder.
Le acabaré preguntando a este colega que delimita su identidad en base a su gilipollez qué opina de Heidegger y me acabará diciendo que es una muy buena marcas de coches.

 

No comments

Comments are closed.